Roguemos al Señor - últimas reflexiones

Aldila - Oficial

miércoles, 1 de octubre de 2008

Reflexión: Lc 9, 57-62


Seguir a Cristo no es fácil. Su camino es exigente. Requiere una decisión y un valor que debemos renovar cada día y que será imposible alcanzar sin su ayuda. No podemos dejarlo todo en nuestras manos, en nuestra capacidad. Debemos acudir a Él, a su iluminación, a su inspiración, recordando que lo que para nosotros es imposible, para Él es factible si está dentro de sus planes.

Jesús nos propone una misión, que es finalmente la misma que Él debe cumplir. Esta tarea es trascendente, es urgente, es vital. Debe ser nuestra prioridad, por sobre todo; antes que todas nuestras razones, nuestras debilidades y nuestras condiciones. El seguimiento incondicional de Jesús exige de nuestra parte una sintonía, un tono especial, que sólo puede darnos el Espíritu Santo. Esto es lo que debemos comprender. Sin su apoyo, sin su ayuda, la misión será imposible.

Este apoyo, esta ayuda la encontramos en los Sacramentos, en la oración. Debemos vivir en Gracia y ello es posible gracias a estas ayudas proporcionadas por el Espíritu Santo. Por ello, no debemos cansarnos de pedir su apoyo, día a día, para discernir el Camino correcto en cada situación, en cada momento, en cada una de nuestras obras, recordando que por encima de todo está Su Voluntad.

Oremos:

Señor, permítenos contribuir cada día, en cada uno de nuestros gestos, con cada una de nuestras palabras, con cada uno de nuestros actos, a la construcción del Reino.

Que sigamos siempre tu Voluntad y no nuestros caprichos, por muy razonables que estos parezcan. Somos expertos en construir razones y justificar nuestro ocio, nuestra desidia, nuestro temor o nuestra comodidad. Que ninguna de estas sea motivo para alejarnos de Ti y tu palabra.

Que nuestra mirada permanezca siempre en la meta final, la misma que habremos de alcanzar si confiamos en Ti.

Acrecienta nuestra fe.

Aparta de nosotros toda tentación.

Permítenos llevar una vida ejemplar. Que todos nuestros hermanos encuentren a Ti en nosotros.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

Reflexiones de HOY